Avisar de contenido inadecuado

Algunas definiciones de Imagen

{
}

Imagen

 

-          Es la representación de un objeto en dibujo, pintura, escultura, etc.

-          Figura de un objeto, formada en un espejo, una pantalla, la retina del ojo, una placa fotográfica, etc.

-          Representación figurativa de una cosa u objeto en la mente.

-          Llamamos imagen a un signo icónico que reproduce algunos elementos perceptivos de las cosas y que permiten significarlas. Si la imagen es un signo, quiere decir que no es la realidad misma sino su representación.

-          Es un soporte de la comunicación visual que materializa un fragmento del mundo perceptivo (entorno visual), susceptible de subsistir a través del tiempo.

-          La imagen comenzó siendo figurativa en un intento del hombre de retener a través del tiempo un aspecto visual del mundo exterior.

-          La imagen puede ser bidimensional o tridimensional, así como puede generarse en la mente, motivada por estímulos externos o internos. También puede ser reflejo de la imaginación del hombre, pero siempre con elementos existentes en el universo de conocimientos.

 

La imagen como signo

 

Al ser la imagen una representación, asume el papel de signo. Es decir, una entidad de dos aspectos: un referente o significante y un significado o concepto o, si se prefiere: forma y contenido. Por tanto, la imagen es igual al signo lingüístico y también su lectura pasa por una etapa de denotación y otra de connotación, al observarla analíticamente. Si contemplamos la imagen objetivamente, estamos haciendo una observación denotativa; y si lo hacemos subjetivamente, el análisis es connotativo.

 

En este sentido, la imagen también posee características que son propias del signo lingüístico, como la biplanidad y la arbitrariedad. El caso de la característica lineal del significante lingüístico, encuentra sustitución – en el caso de la imagen – en la inmediatez del significante visual.

La imagen como signo es así vista desde la óptica de la teoría lingüística de Ferdinand de Saussure[1]; pero también podemos observar la imagen desde la perspectiva de Charles Peirce[2], que concibe el signo como la articulación de tres instancias: el signo, (lo que se percibe por los sentidos); el objeto (aquello a lo cual se refiere el signo) y una


[1] Ferdinand de Saussure: (1857-1913). Filólogo suizo. Es un clásico de la lingüística moderna.

[2] Charles Sanders Peirce: 1839-1814). Matemático, físico, lógico y filósofo estadounidense. Es uno de los fundadores de la semiología o semiótica por su teoría general de los signos.

 

interpretación del signo, realizada por un interpretante o intérprete. Esta concepción semiológica es perfectamente aplicada a la imagen.

 

Saussure, al referirse al signo lingüístico, lo concibe integrado por dos partes indisolubles, inseparables: significante y significado. El primero es el soporte acústico (el efecto sonoro de la voz humana), que se trae montado al significado o contenido del mensaje. Es el concepto de las palabras que escuchamos. Solamente con la presencia de significante y significado – dice Saussure – nos encontramos ante el signo lingüístico.

 

Mientras Saussure basa sus teorías en estructuras binarias (significado/ significante; Lengua/habla ), Charles Peirce utiliza estructuras ternarias, incorporando la presencia de la interpretación  del signo. Para Peirce, un signo es lo que representa algo para alguien.

 

A diferencia de Saussure que denomina Signo a la unión de significante/significado, Peirce llama signo a lo que se percibe por los sentidos:

 

 

A........................ es un signo que se observa.................................. ä

 

B........................ eso que se observa conduce a un hecho u objeto (comida, restaurante, comedor, almuerzo, cena, etc.)

 

C....................... el objeto requiere de una interpretación. Es decir, alguien debe unir o vincular el signo con su objeto.

 

 

Como se ve, lo que Saussure llama significante, Peirce denomina Signo y lo que para el primero es significado, para el segundo es hecho u objeto. Luego, Peirce incorpora al intérprete, es decir, la comprensión del signo.

 

Para Saussure, el significado ya implica interpretación y el signo se cumple como tal cuando un significante (signo, para Peirce) conduce a un significado (hecho u objeto e interpretación, para Peirce).

 

Charles Peirce establece también tipos de signos, utilizando el modo triádico. Así, expone la clasificación que contempla los elementos: Icono, Indice y Símbolo.

 

Signo Icónico: Es aquel que tiende a la reproducción del objeto al que representa, de la manera más cercana posible, repitiendo sus cualidades visuales. Un retrato pintado, por ejemplo, será icónico en la medida en que las cualidades de la representación sean similares a las del sujeto representado. Pueden ser mencionados como ejemplo de signos icónicos: las fotografías, las pinturas y esculturas figurativas, los dibujos animados, las caricaturas. A medida que las imágenes vayan bajando de iconicidad, es decir, vayan dejando de parecerse al objeto representado, irá pasando a lo meramente

 

figurativo. Una caricatura de un famoso personaje, por ejemplo, representará a éste, pero con un nivel bajo de iconicidad.

Pero los conceptos tienen también sus variaciones, según la especialidad que los observa. En este sentido, el autor Gonzalo Peltzer, en su libro sobre periodismo iconográfico dice que los símbolos “son generalmente no figurativos, producto de una convención, mientras que los íconos son analógicos. En la medida en que la iconicidad crece, disminuye la simbología y la abstracción, de modo que a mayor abstracción de la realidad habrá menor iconicidad y mayor simbolismo”[1]. En este caso, hay que mirar la realidad del objeto o el contexto al que se refiere el autor: se trata de signos para la información periodística gráfica, en que lo concreto se expresa con los íconos. Contrariamente, en la concepción del autor, lo abstracto se expresa con lo simbólico.

 

Signo indicial o Indicio: Son signos que tienen conexión física real con el referente, es

decir, con el objeto al que remiten; la conexión puede consistir en la proximidad, la

relación causa-efecto o en cualquier tipo o conexión. Son índices los signos que señalan

un objeto presente o la dirección en que se encuentran (una flecha indicativa, un dedo

señalando algo, el ícono de una figura masculina sobre una puerta, es indicio del toilette

para caballeros). Los signos que rotulan a los objetos (el título escrito bajo un cuadro,

un pie de foto en los periódicos, una superficie escrita que señala el nombre y el cargo

de quien ocupa un escritorio. Estos no son indicios icónicos sino escritos).

También son indicios los signos naturales, como las nubes negras, que indican lluvia o el viento del sur, que es indicio de las estaciones de otoño o invierno, yéndonos ya más allá de lo visual. Son igualmente indicios unas huellas dejadas en la arena de la playa, el humo, que es indicio de fuego, la palidez de una persona, indicio de enfermedad, etc.

 

Signo simbólico o Símbolo: Son signos arbitrarios[2] cuya relación con el objeto se basa exclusivamente en una convención (acuerdo). La noción de símbolo de Peirce, sugiere la concepción de la relación arbitraria entre significante y significado en Saussure, porque la relación de un símbolo con su objeto es de carácter imputado.

Lo arbitrario del símbolo acentúa también el carácter de ocultamiento del signo con su objeto. Un signo, cuanto mayor grado de arbitrariedad posea, más misterioso será, por eso las religiones, los mitos y las creencias populares, están llenos de símbolos.

Adrián Frutiger[3] dice al respecto que “Lo simbólico de una representación es un valor no expreso, un intermedio entre la realidad reconocible y el reino místico e invisible de la religión, de la filosofía y de la magia; media por consiguiente entre lo que es conscientemente comprensible y lo inconsciente”[4]

 

 

Por su parte, Umberto Eco[5] dice que el signo icónico (y por extensión el símbolo icónico) está siempre codificado por la cultura, lo cual hace que no sean totalmente arbitrarios.

 

Más allá de la clasificación de Peirce, debemos considerar una figura de representación que deviene del símbolo: la Alegoría.

 

Es ésta una representación caracterizada por tomar formas figurativas, generalmente humanas, con un nivel de abstracción de lo representado  y que encuentra correspondencia en elementos y figuras (muchos corresponden a la mitología greco-romana), como la libertad y la victoria (figuras femeninas aladas, en actitudes triunfales); la justicia (figura femenina con los ojos vendados, lo cual halla significación en la objetividad, la balanza en una mano (la ecuanimidad ) y la espada en la otra (la sanción); la muerte (un esquleto vestido de negro con una guadaña, que representa el corte de la vida) y muchos otros.

 

Comunicación visual icónica y codificación[6]

 

Los mensajes visuales vienen y van ante nosotros. Todo lo que vemos nos dice algo. Algunos mensajes son interpretados por unas personas y otros por otras. La naturaleza nos presenta mensajes porque la naturaleza también se expresa a través de signos: el trueno es signo ( signo indicio) de tormenta; una nube puede decirnos algo a través de lo que dibuja en el cielo; los árboles secos nos indican falta de lluvia y los frondosos lo contrario. Son éstos, signos de la naturaleza que, por supuesto, no tiene la intención de comunicar. El es el hombre el que utiliza su capacidad perceptiva para interpretar.

Y también están los signos visuales elaborados con la intención explícita de desatar procesos de comunicación, como los íconos, los carteles publicitarios y afiches, las ilustraciones de libros y revistas, las marcas y señales, los símbolos visuales, las alegorías, los graffiti y muchísimas formas de expresión visual icónica.

En la comunicación visual icónica elaborada, el emisor y el receptor/perceptor deben manejarse sobre códigos. Un código se define como sistema convencional de signos, o sea un sistema de acuerdos que me indica que determinadas formas  visuales (icónicas o no figurativas), tendrán un determinado significado.

x    En señal de tránsito, significa prohibición. Una   E, por ejemplo, cruzada por la oblicua que se ve en el círculo, indica No Estacionar.

 

 


[1] Peltzer, Gonzalo. “Periodismo iconográfico”. Ed. Rialp. Pag. 143.

[2] El término “arbitrario” es utilizado en semiología como indicador de no correspondencia natural, no como sinónimo de autoritarismo, como es corriente. El sonido de la “A”, por ejemplo, se puede representar con símbolos diferentes, según las diversas lenguas e idiomas.

[3] Adrian Frutiger: (1928-      ). Diseñador gráfico

[4] Frutiger, Adrian. “Signos, símbolos, marcas, señales”. GG Diseño. Pag. 177.

[5] Umberto Eco: (1932-      ), semiólogo y escritor italiano. Tiene varios estudios publicados sobre semiótica y novelas famosas como “El nombre de la rosa”, que fue llevada al cine.

 La escritura es también una forma de comunicación visual,  por eso para hablar de la comunicación a través de imágenes nos referimos como comunicación visual icónica.

. Imágenes externas e imágenes internas

 

Según existan fuera o dentro del observador, las imágenes pueden ser:

 

a) Externas: Se trata de toda aquella representación (bidimensional o tridimensional), que existe plasmada en la materia, fuera de la mente del observador, como un fotografía, una pintura, una escultura, una película, etc.

 

Las imágenes externas pueden ser bidimensionales (una pintura, una fotografía, un boceto, un dibujo) y tridimensionales (una escultura, un objeto, un edificio). Y, por otro lado, estas imágenes pueden clasificarse en Figurativas (definidas por su nivel de representación, el boceto de un paisaje, por ejemplo, que nos remite al objeto real bastando unos trazos básicos. Otro ejemplo, basta la combinación adecuada de unas líneas rectas, para tener la representación de una mesa).

Luego están las imágenes Icónicas, que se definen por su grado o nivel de semejanza con el objeto al que representan. Por ejemplo, una pintura al óleo o una fotografía, tienen un gran parecido con el objeto real. Estas imágenes se ubican dentro de una clase monsémica, es decir, los significados están claros. No hay dudas de que unas frutas sobre una mesa, representan a eso. Son signos visuales objetivos.

En cambio, no ocurre lo mismo con las imágenes No-figurativas, que se definen por su alto grado de polisemia, es decir, los significados pueden ser varios, no precisos. Una macha roja, por ejemplo, sobre un fondo amarillo, me puede remitir a sangre, pasión, peligro, guerra, etc., todo depende de la percepción subjetiva del espectador.

 

b) Internas: Son las imágenes que se encuentran en la mente humana, producto del universo visual que va alimentándose a medida que se tiene contacto visual con las cosas, el entorno, la realidad. En estado conciente, las imágenes están permanentemente en el pensamiento y tienen formas figurativas, es decir, son así como las vemos en la realidad o cómo es el referente inicial que generó la imagen mental. En los sueños, se interpreta la imagen en su aspecto simbólico y muchas veces supersticioso.

 

Las imágenes internas son siempre provocadas por factores o estímulos. Nunca una imagen interna surge espontáneamente o voluntariamente en el pensamiento; siempre existe un estímulos que la provoca. El sueño, por ejemplo, aparecen inconscientemente como resultado de experiencias ocurridas en estado de vigilia. Siempre tiene que ver con la realidad psíquica de quien sueña.

 

A partir del origen de estos estímulos, se puede clasificar la imagen interna en:

 

-          Exógenas: Las que se generan por factores externos a nosotros, como una bocina de automóvil o una película que vemos. Estos factores hacen que surjan en el pensamiento determinadas imágenes. Si alguien pronuncia el nombre de una persona conocida por mí, aparecerá en mi mente la imagen de esa persona; si en la oscuridad palpo un oso de peluche, veré en el pensamiento el juguete, mediante las señales que me llegaron a través del tacto. Es así que las imágenes internas exógenas, pueden ser de orden visual, auditivo, gustativo, táctil y olfativo; así como también afectivo.

-          Las imágenes internas provocadas pueden ser también Endógenas, o sea, cuando las imágenes se generan a partir de un factor interno de la persona. A su vez, las imágenes internas endógenas pueden ser fisiológicas, psicológicas y psicofísicas. Las fisiológicas son las imágenes que se generan a partir de una sensación física (un dolor en la mano, hace que vea el martillo con el que me  golpeé accidentalmente); las psicológicas, desde una situación psíquica (una gran alegría, genera en nosotros pensamientos alegres, luminosos, coloridos, en cambio una tristeza produce todo lo contrario). Finalmente, las imágenes pueden ser resultado de hechos combinados: psico-físicos.

 

 Funciones de la imagen

 

La imagen como medio de comunicación cumple con varias funciones, algunas de ellas son:

 

-          Función de traducción: Cuando logra decir gráficamente o con imágenes lo que figura inicialmente en textos. El concepto de alegría, por ejemplo, puede explicarse sintética y claramente a través de una foto.

-          Función de provocar sentimientos y actitudes: Con la imagen se puede hacer que las personas se sensibilicen ante un hecho o que repudien otro. Se puede despertar compasión ante la fotografía de un niño con mirada triste y vestido póbremente o miedo ante una figura siniestra.

-          Función de hacer visibles procesos no perceptibles con la visión simple: A través de la fotografía, por ejemplo, se puede saber qué posiciones adquiere un objeto articulado que se precipita en el vacío o, a través de una filmación pasada en cámara lenta, qué movimientos adoptan las patas de un caballo de carrera. Ello no sería posible percibir visualmente sin la ayuda de la imagen.

-          Función de comparación: Conocemos las diferencias entre un buque y una canoa; un árbol y un arbusto, mediante las imágenes.

-          Función de simplificación: La reproducción en imágenes de sólo una parte del objeto que nos interesa, también es posible. Así, podemos obtener un mapa solamente con sus carreteras pavimentadas o una estructura humana sólo con su red nerviosa o su sistema circulatorio.

-          Función de exposición del pasado: Sabemos de cómo se vestía la gente en 1920, mediante dibujos y fotografías; podemos conocer cómo eran las armas de la Edad Media, también mediante referencias gráficas.

-          Función de exposición de lo extraterrestre: La superficie de la luna, los anillos de Saturno, la Vía Láctea y todo lo que pueda verse en el espacio conocido, llega a nosotros a través de la imagen.

-          Función de exposición de lo invisible: Es decir, aquello no percibido con la vista por su naturaleza microscópica, puede hacerse visible mediante fotos, dibujos, grabados.

-          La función de la imagen ante el texto.

En educación, información o simple distracción, la imagen junto al texto forman un binomio armónico. Según lo que se desee expresar, sirve más la imagen o el texto escrito. En este sentido, el recurso icónico es importante en el momento de brindar precisión a lo que expresa el texto, que no necesitará ser redundante.

El texto dependerá de la imagen cuando ésta sea la que indique qué debe expresarse, es decir, cuando el texto se encarga de reproducir exactamente lo que  señala la imagen. En cambio, la imagen dependerá del texto cuando cuándo éste otorgue detalles que no figuran en la imagen, o sea es el caso en que el texto completa lo que no se ve en la imagen.

 

 

 Elementos formales o constitutivos del lenguaje visual

 

Llamamos así a aquellos factores que suman en la composición de las imágenes y en su significación. Son ellos:

 

 

-          El Núcleo o Conjunto Semántico: Es la parte ( o son las partes, en el caso de conjunto semántico) por donde comenzamos a “leer” y entender la imagen. El sentido de significación se la da a la imagen el Núcleo Semántico. Es la fundamentación de la denominación que damos a una imagen. Para la construcción del núcleo semántico suman los demás factores que, combinados o utilizados convenientemente, cumplen con su función comunicativa:

 

Planos: Se define por el nivel de aproximación del objeto con respecto al observador, y se clasifican en Primerísimo Primer Plano (PPP), Plano de Detalle (PD), Primer Plano (PP), Plano Medio (PM), Plano Medio Americano (PMA), Plano Total o Entero (PT o PE), Plano General (PG), Plano General Lejano (PGL), Plano de Conjunto (PC) y combinaciones, como Plano General de Conjunto, por ejemplo. Esta nomenclatura corresponde al lenguaje fotográfico, adoptado por el cine. Los planos hacen a lo estético como a lo semántico, en una composición.

 

-          Angulos: Se definen por la posición del observador con respecto al objeto, y pueden ser: Angulo Alto o Picado (cuando el observador contempla el objeto desde arriba), Angulo Medio o Normal (cuando se halla el objeto en el mismo nivel que el observador) y Angulo Bajo o Contrapicado (cuando el objeto es visto desde abajo).

 

-          El Color: Es un importante elemento y cumple con varias funciones en una imagen. Su carencia nos dice algo, nos expresa algo en una imagen, así como su presencia profusa o lánguida. Mediante colores “fríos” o “calientes” podemos expresar sentimientos y emociones que, quizás, con el simple trazo no llegarían a ser manifestados.

 

{
}
{
}

Los comentarios para este blog están cerrados.